TEATRO

ARTE. Cuando el blanco puede ser tenue.      


Estamos ante una nueva versión de “Arte” famosa obra de teatro de la francesa Yasmina Reza, que ha tenido multitud de adaptaciones a nivel internacional y aquí ya vimos unas cuántas siendo quizás la más recordada la que interpretaron en 1998 Carlos Hipólito, José María Flotats y José María Pou…aunque hubo otras de intérpretes como Luis Merlo o Ricardo Darin, también representadas en nuestro país.
En esta ocasión es el prestigioso director teatral Miguel del Arco quien se encarga de llevarla a escena, respetando el texto de la autora nos plantea una comedia que a la vez nos haga reflexionar sobre las relaciones humanas, en este caso de como se puede tambalear una amistad de 25 años por la adquisición por parte de uno de ellos de un cuadro que es un lienzo en blanco y puede dar a muchas lecturas entre los tres amigos que acaba cayendo en el ámbito personal. Algo similar haría posteriormente la misma autora con “Un Dios Salvaje” salvo que ahí era una riña infantil la que haría sacar las miserias de las figuras fratenarles que les representaban y se tambalea más las relaciones conyugales.

Esta adaptación recuerda un tanto a otro soberbio montaje de Del Arco su versión del “Misántropo” de Moliere, especialmente en el personaje de Marcos (Roberto Henríquez) en su sinceridad mordaz y desesperanza en el ser humano, tiene bastante semejanza al de Alcestes que interpretaba Israel Elejalde en “Misántropo”. Los tres amigos están muy bién trazados y muy bien interpretados por el nuevo elenco a Roberto Henríquez cuya solvencia en las tablas esta más que demostrada, le acompañan Cristóbal Suárez habitual en la compañía kamikaze, que también actuó en la anterior obra mencionada, encarna magníficamente a Sergio que es el que adquiere tan polémico cuadro y la grata sorpresa está en Jorge Uson que interpreta a Iván aparentemente el de la personalidad más simplona, pero que se niega a echar por tierra una amistad de tantos años.
Con diálogos ingeniosos, y momentos realmente divertidos, gana mas dinamismo cuando los tres interpretes se interelacionan entre si en el escenario. En definitiva es una obra muy recomendable, en el que el color blanco que se suele denominar como pureza, puede llegar a ser tenue y convertirse en gris…para finalmente volver a ser un blanco esperanzador . E.L

Se representa en el Teatro Pavón- Kamikaze desde el 1 hasta el 30 de Junio, más información de horarios y venta de entradas: http://teatrokamikaze.com/programa/arte